Dieta Alcalina – Aprende cómo bajar de peso naturalmente

Alcalinidad Celular en el Origen y Progresión del Cáncer – Quimioterapia

Descarga Nuestra App Gratuita - TopTrainer


TopTrainer

Alcalinidad Celular en el Origen y Progresión del Cáncer – Quimioterapia

Un equipo de investigadores de España, en colaboración con el Dr. Salvador Harguindey, que es especialista en Oncología Médica, ha elaborado un modelo diferente para comprender y abordar el cáncer abriendo paso a tratamientos terapéuticos menos tóxicos que la actual quimioterapia y más dirigidos y selectivos. La clave del estudio radica en la hipótesis de que el origen y progresión de la enfermedad se encontraría en el pH celular.

Recomendación: Quizás podría interesarte este artículo: La dieta del semáforo

 

Son muchos los profesionales relacionados con los mundos de la salud y científico que no están de acuerdo con el modelo actual sobre el origen y naturaleza del cáncer ni tampoco con la manera en la que se está afrontando la lucha contra esta enfermedad. Esto sucede tanto en Centros de Investigación Oncológica de los Estados Unidos (el South Carolina Cancer Center o el 21th Century Oncology de Fort Myers en Florida), como en otros de Europa (la Universidad de Bari en Italia o el Laxdale Institute de Stirling en Escocia), por ejemplo-, incluida España.

A un gran número de médicos convencionales, así como a otro amplio número de profesionales vinculados a las medicinas alternativas que actualmente rechazan los cerrados planteamientos de la “plana mayor” oncológica se une un número cada vez mayor de investigadores que exigen que se replanteen de manera urgente las premisas convencionales actualmente aceptadas debido a la falta de resultados que de manera global se da en el tratamiento de un amplio tanto por ciento de tumores malignos a pesar de la enorme carga de sufrimiento, tiempo y dinero que se ha invertido en investigaciones en las últimas décadas.

El doctor Salvador Harguindey, junto a otros científicos relacionados con la Universidad del País Vasco, han publicado ya en distintas publicaciones prestigiosas a nivel internacional un nuevo modelo que ayude a entender la enfermedad y que permita pasar página a lo que consideran una visión agotada del cáncer.

A juicio de estos investigadores españoles, el problema que presentan las tendencias actuales en la investigación científica en todo lo relacionado con el cáncer es que se se basan fundamentalmente en recopilar demasiados datos analíticos y tecnológicos, lo cual conduce de manera inevitable a “un grado de reduccionismo excesivo y a una fragmentación del conocimiento cada vez más acusada”.
Como resultado de esas reflexiones y basándose en más de 140 publicaciones teóricas y experimentales que se han dado a conocer en los 25 últimos años, este grupo de investigación, junto al investigador norteamericano Stephan Reshkin, ha concluido que el desarrollo del cáncer es debido, en líneas generales, a una pérdida del equilibrio natural ácido-base existente en la célula. Por supuesto, no se excluyen otros factores determinantes que también podrían afectar en el desarrollo de la enfermedad.

La importancia del PH celular

Uno de los procedimientos que permiten detectar la existencia de algún tipo de desequilibrio en el balance celular es el grado de acidez o alcalinidad que involucra a ésta. El equilibrio homeostático de la célula se ve afectado tanto por el líquido interior de ésta como por el exterior en el que se encuentra flotando.

 

La medición del grado de acidez proporciona el pH celular. Como ejemplo,el pH normal en sangre para una persona que se encuentra sana oscila normalmente entre valores de 7,35 y 7,45. Cuanto más se supere el valor de 7,4 el pH es más alcalino. Y al contrario, cuanto más disminuya esta cifra por debajo de 7,4, más ácido es el pH.

Según Harguindey, que una célula tenga un pH más o menos alcalino o ácido depende del intercambio de iones de hidrógeno en ésta entre el exterior y el interior (citoplasma) a través de la membrana que la recubre.
Hay determinados mecanismos que transportan simultáneamente unas sustancias hacia el interior y otras hacia el exterior al mismo tiempo, y se denominan antiportadores.
El antiportador del sodio y el hidrógeno es el que se presenta tanto en la causa como en el tratamiento de muchos cánceres. A menor número de iones de hidrógeno en el interior de la célula, más alcalino es el pH de esa célula y más posibilidades existen de que una célula normal se convierta en cancerosa.
Todas las personas que padecen cáncer presentan una “alcalosis celular maligna” en las células tumorales, y ello está causado por una extracción continua y descontrolada de iones de hidrógeno desde el interior de la célula.

Así pues, estos y otros estudios señalan que el desequilibrio ácido-base existente en la célula es la razón inicial, específica y muy probablemente única de la transformación que se produce en la célula en su paso de célula sana a célula maligna.

Una vez que se pone el proceso canceroso en marcha, para que se produzca la replicación celular maligna indeseable, debe mantenerse un cierto grado de alcalinidad elevado en el interior de la célula , que permita inhibir de este modo cualquier intento de que se produzca la apóptosis (suicidio celular) selectiva de las células malignas.

Viejos medicamentos con nuevos usos

Según este grupo de investigadores, los tratamientos actuales (quimioterapia) son cuestionables, ya que se considera que en su aplicación no se tiene en cuenta la necesidad de aumentar el grado de acidificación de las células cancerosas, lo que obliga -entre otras cosas- a aplicar quimioterápicos en dosis mucho más elevadas de lo que sería necesario en el caso de que se comenzase por tratar de disminuir el pH de las células malignas por todos los medios existentes.

Ya es posible reducir el PH celular, aunque aún es difícil, para lograr una acidificación “intracelular” específica en las células cancerosas. Existen actualmente medicamentos que lo consiguen aunque en este momento se estén utilizando principalmente en otro tipo de patologías. Algunos de estos parecen ser:

– Amiloride, que es un fármaco que bloquea la permeabilidad del sodio y acidifica la célula, aparte de ser también un inhibidor del proceso metastático.

 

– Edelfosina, que es una molécula que induce la muerte selectiva de las células cancerosas.

 

– Captopril, que es un medicamento que se suele utilizar habitualmente en casos de hipertensión arterial, y con el que se han conseguido obtener remisiones completas en seres humanos en casos de sarcoma de Kaposi.

– Squalamina, es una copia sintética de una sustancia que se encuentra en el hígado del tiburón, y que tiene la capacidad de inhibir la bomba de intercambio sodio-hidrógeno.

– Etc.

Según este grupo de investigadores, parece ser que la utilización de estos medicamentos podría llegar a cubrir una amplia gama de objetivos, ya que son susceptibles de ser utilizados potencialmente como antimetastáticos, como citotóxicos, para la apóptosis tumoral selectiva, como reguladores negativos de la expresión de ciertos oncogenes, para inhibir la neovascularización neoplásica, en la resistencia múltiple a drogas, también como adyuvantes en otras formas de quimioterapia e, incluso, de manera preventiva.

 

 

La quercitina también contribuye a la acidificación celular, y es un producto natural (un flavonoide) que además tiene propiedades antioxidantes y permite la eliminación de radicales libres”.

 

En definitiva, el potencial conjunto que pueden presentar estos productos y su mayor tolerancia en el organismo hace que el equipo de investigadores con el que trabaja Harguindey proponga su inmediato y exhaustivo estudio clínico para conseguir prevenir las metástasis en los casos de cáncer, ya que “al margen de que la acidificación selectiva consiga acabar con las células cancerosas de manera específica, ello permitiría retrasar el crecimiento y la replicación tumorales, lo cual puede contribuir a la prevención  del proceso metastático”. Por otra parte, el uso combinado de estos medicamentos podría permitir interferir en otros procesos ligados al cáncer, como por ejemplo la angiogénesis tumoral, que consiste en que se crean nuevos vasos sanguíneos, así como en otros mecanismos de progresión de los tumores pero, sobre todo, podría servir para que se redujeran de manera notable las dosis de quimioterápicos (quimioterapia) que hoy en día se aplican a los pacientes con cáncer, por lo que tanto su toxicidad, como sus efectos indeseables, serían mucho menores. Y todo ello sin la necesidad de tener que esperar períodos largos de tiempo para la experimentación, porque esta fase ya ha sido superada.

Lo malo es que para la industria farmacéutica este nuevo modelo presenta un claro inconveniente, y es que si los fármacos que pueden presentar esta eficacia en el tratamiento del cáncer ya se encuentran en el mercado, las ganancias de ésta tanto en patentes nuevas como en nuevos medicamentos serían prácticamente nulas… y eso no resulta interesante. Pero esa historia es ya muy antigua…..





¡PODEROSO CABALLERO ES DON DINERO!!!

¿Quién es el Dr. Salvador Harguindey?

Es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra, así como Doctor en Medicina por la Universidad del País Vasco.
Salvador Harguindey es también especialista en Oncología Médica por el Instituto Roswell Park de Búfalo (Nueva York) y ha cursado también la especialidad de Endocrinología en Edinburgo (Escocia) y con posterioridad en el Medical College de Georgia EEUU).
Así mismo, es autor de más de 140 publicaciones científicas en las que ha plasmado de manera progresiva una línea propia de investigación relacionada con el cáncer.
También  es miembro de la Sociedad Europea de Oncología Médica y lo ha sido de la American Society of Clinical Oncology y de la New York Academy of Sciences.
También pertenece tanto a la Asociación Americana de Psicología Transpersonal (ATP) como a las dos entidades españolas en las que se agrupan los especialistas de esta disciplina: SEPT y ATRE.
Puedes ver el artículo completo en:
http://muybio.com/alcalinidad-celular-el-origen-progresin-del-cncer


Si deseas obtener más información relacionada con este artículo, en beneficio de tu salud y de la de los que te rodean, la puedes encontrar pulsando en el siguiente banner

 




⬇️⬇️ 🔥🔥COMPARTE TU COMENTARIO CON LA COMUNIDAD🔥🔥 ⬇️⬇️ (1)
  1. Itziar dice:

    Soy nutricionista. Trabajó en Córdoba Argentina en una clínica con enfermos oncologicos y ha sido una línea nueva de tratamiento efectivo el de la dieta alcalina. Me interesa saber más sobre las investigaciones. Saludos.

Deja tu comentario!