Dieta Alcalina – Aprende cómo bajar de peso naturalmente

Cáncer de mama – Propiedades de las Crucíferas

Descarga Nuestra App Gratuita - TopTrainer


TopTrainer

Cáncer de mama – Propiedades de las Crucíferas

 

 

Recomendación: Quizás podría interesarte este artículo: La dieta del semáforo
Las crucíferas repelen el cáncer
Cuando se habla de crucíferas, se está hablando de coles de Bruselas, col, coliflor, col china, col rizada, col lombarda, coliflor, brócoli, brécol, grelos, repollo, rábano y nabo.

 

Estas crucíferas contienen glucosinolatos con importantes y reconocidas propiedades anticáncer. Los glucosinolatos que más se han investigado en el cáncer son el Indol-3-carbinol (más abundante en la coliflor que en ninguna otra crucífera) y el sulforafano (muy abundante en el brócoli), dos potentes moléculas anticáncer con capacidad para eliminar cierto tipo de sustancias cancerígenas.

Este tipo de moléculas tienen la capacidad de impedir que las células precancerosas lleguen a convertirse en tumores malignos. Bloquean, así mismo, la angiogénesis, promoviendo el suicidio de las células cancerosas.

Los glucosinolatos le dan a las crucíferas su olor y sabor característico.
Al masticar o trocear con un cuchillo estos vegetales, se rompen sus paredes celulares, y es entonces cuando entra en acción una enzima denominada mirosinasa, la cual convierte los glucosinolatos en isotiocianatos, que son los verdaderos agentes anticáncer.

Propiedades anticáncer de las crucíferas

Estas sustancias, que son exclusivas de estas verduras, resultan muy útiles para prevenir y combatir el cáncer, ya que evitan que las células precancerosas se conviertan en células malignas, inducen la apoptosis o suicidio de ciertas células tumorales e impiden la aparición de nuevos vasos sanguíneos por los que podría progresar el tumor. Estas sustancias estimulan al sistema inmune para que elimine a las células tumorales, al incrementar la actividad asesina de las natural killers en un 50%.
Además, tienen la capacidad de regular los niveles de estrógenos circulantes por la sangre, siendo este aspecto especialmente importante para prevenir el cancer de mama.
Comiendo crucíferas de manera regular las probabilidades de sufrir cáncer de mama se reducen de una manera muy importante.
Además, las crucíferas tienen la capacidad de ser grandes antioxidantes, ya que son importantes fuentes de vitamina C, betacaroteno, selenio y vitamina E, todos ellos potentes antioxidantes con capacidad para ayudar a prevenir el daño celular que producen los radicales libres.
Por otra parte, las sustancias que poseen las crucíferas tienen la capacidad de bloquear el potencial cancerígeno de un gran número de sustancias especialmente peligrosas para el cuerpo humano y que podrían provocar cáncer a largo plazo.
Las crucíferas son unos excelentes desintoxicantes que actúan al activar los sistemas antioxidantes del organismo.
Algunas personas son más susceptibles de padecer cáncer porque su sistema desintoxicante no funciona adecuadamente. En el caso del cáncer de pulmón, por ejemplo, algunas personas son especialmente sensibles a los efectos del humo del tabaco porque su sistema antioxidante no funciona correctamente, teniendo solución este problema gracias al consumo regular de crucíferas.
El consumo regular de las verduras pertenecientes a la familia de las crucíferas, permite disminuir de manera considerable el riesgo de padecer diversos tipos de cáncer, como el oral, el de esófago, el pulmonar, el de riñón, el de vejiga, el de estómago, el de colon, el cancer de mama, el de ovario, o el de próstata.
Pero las crucíferas no sólo presentan grandes beneficios para prevenir el cáncer, sino que también pueden aumentar la supervivencia de los pacientes con cáncer y evitar la reaparición del mismo.
Un nuevo estudio publicado en China ha demostrado que ingerir crucíferas durante los tres primeros años tras el diagnóstico de un cancer de mama, reduce en gran medida la posibílidad de sufrir una recidiva y la muerte por cáncer.
Las mujeres que más crucíferas consumían tenían un 62% menos de probabilidades de morir de cáncer y un 35% menos de probabilidades de sufrir una recidiva que aquellas que consumían pocas crucíferas.
Otros estudios han arrojado resultados similares.
Se ha empezado a estudiar la utilidad de los suplementos con extractos de crucíferas y parece que los resultados que se han obtenido han sido muy alentadores para prevenir y tratar el cancer de mama.

Consumo

Es aconsejable consumir crucíferas tres veces por semana para poder beneficiarnos de sus propiedades anticáncer.
En el año 2000 se publicó un interesante estudio que mostró que tomar tres ó más raciones de crucíferas a la semana reducían el riesgo de sufrir cáncer de próstata prácticamente a la mitad, y sobre todo disminuía el riesgo de la aparición de metástasis.
En un estudio realizado en China se demostró que las mujeres que comían una ración diaria de crucíferas tenían un 50% menos de probabilidades de sufrir cancer de mama. En un estudio realizado en Europa se demostró que las mujeres que consumían crucíferas al menos una vez a la semana tenían un 17% menos de probabilidades de sufrir cancer de mama.

En el año 2009, en el Centro de Investigación del Cáncer de la Universidad de Pittsburgh, el equipo liderado por el biólogo Shivendra Singh, estudió el impacto del sulforafano (antioxidante que se encuentra en las verduras crucíferas) en el cáncer de próstata en ratones. Descubrieron por un lado que consumir esta sustancia tres veces por semana incrementaba notablemente la acción de las células NK frente a los tumores (más del 50%). Por otro lado, también descubrieron que las ratas portadoras de tumores a las que se suministraba sulforafano presentaban la mitad de riesgo de que se produjera metástasis que a aquellas otras a las que no se las suministraba.

Aunque esto no se ha podido comprobar en Laboratorio, y por lo tanto no se ha podido elaborar ningún estudio científico al respecto, es muy posible que el brécol posea un potente efecto estimulador del sistema inmunológico y antimetástasis al ser combinado con otros alimentos anticáncer como por ejemplo el tomate, la cebolla, el ajo y el aceite de oliva.
Estudios realizados sobre nutrición demuestran que, al igual que en el estilo de vida, la combinación de varios factores es muy superior al efecto provocado por un único factor por sí mismo.

 

De entre todas las crucíferas la que más capacidad anticáncer posee es la más verde de ellas, el brócoli.
Si deseas obtener más información relacionada con este artículo, en beneficio de tu salud y de la de los que te rodean, la puedes encontrar pulsando en el siguiente banner



 


Deja tu comentario!