Dieta Alcalina – Aprende cómo bajar de peso naturalmente

El azúcar es malo para la salud. ¿Qué hace el azúcar en el cuerpo?

Descarga Nuestra App Gratuita - TopTrainer


TopTrainer

El azúcar es malo para la salud. ¿Qué hace el azúcar en el cuerpo?

Sin rodeos: el azúcar refinado mata. ¿Quieres saber por qué?
El azúcar es malo para la salud. El
azúcar blanco, refinado o procesado es tan perjudicial para nuestra salud, tan
acidificante para nuestro cuerpo, y además tan defendido por los comerciantes industriales
de productos de alimentación, que estimo conveniente explicar en detalle lo más
relevante de su problemática, desde su tratamiento más básico hasta el tema de
nuestra adicción por ella.(Vídeos informativos al final del artículo)

La
glucosa es la mayor fuente de energía para músculos y nervios en el cuerpo (a
través del Ciclo de KREBS se convierte en energía, agua y CO2).
El
cuerpo humano es capaz de mantener el perfecto equilibrio de la glucosa aunque
se presenten cantidades excesivas “no naturales”.
El
azúcar no se ingiere normalmente en forma de simples monosacáridos, sino que lo
hace como disacáridos, maltosa, sacarosa y lactosa.
La sacarosa
es el azúcar común que utilizamos en la mesa. La mayor fuente de lactosa proviene
de los lácteos y la de maltosa es la cebada.
Para
una persona que desee vivir una vida saludable la mayor preocupación en la
nutrición humana debería ser la sacarosa y en menor medida la lactosa.
La
forma natural de los alimentos no presenta ningún problema cuando éstos se
consumen en variedad. El problema llega cuando la mano del hombre los manipula en
su propio beneficio económico-industrial.
Extracción
del azúcar
La
sacarosa se encuentra presente en cantidades limitadas en muchos vegetales, incluidas
varias palmeras y el “sugar maple”. A pesar de ello, el “sugar beet” y la caña
de azúcar son las únicas fuentes comerciales importantes para la extracción. La
segunda es la más importante de las dos.
El
método de extracción es el mismo para ambas fuentes y tiene una antigüedad
menor de 200 años. La planta primero se rompe y aplasta en un proceso llamado
“Grinding” obteniéndose de ella un jugo.
Durante
el proceso se le añade agua caliente en forma de vapor a las partes de la
planta tratada para disolver lo que resta de sacarosa. Se le añade lima y la
mezcla se calienta hasta el punto de ebullición.
Durante
este proceso se forman compuestos insolubles entre los ácidos orgánicos y la
lima, que luego se filtran con algunas otras impurezas sólidas.
El jugo
se trata después con dióxido de azufre para “decolorarlo” y después se pasa por
un nuevo filtro. El jugo resultante es claro y se calienta de nuevo hasta la evaporación
del agua que contiene. De este modo se vuelve suficientemente espeso para que
pueda cristalizar.
Todo
este proceso se efectúa bajo condiciones parciales de vacío.
La
parte que no se cristaliza es la Molasa y se fuerza a su separación a través de
un proceso de larga centrifugación, lo que da como resultado el llamado “primer
azúcar”.
El
“primer azúcar” se somete a una vaporización con agua para extraerle cualquier
resto presente de molasa. Después se vuelve a efectuar la disolución, la
decoloración y la re-cristalización. El producto final resultante es el azúcar
de mesa.
El
azúcar de mesa no solo es un producto sintetizado por el hombre hasta una
concentración desconocida en la naturaleza, sino que además se le ha extraído a
la planta natural hasta el último resto de valor nutricional que pudiera haber presente.
Rememorando
las palabras del científico holandés Von Beer :
“Si al
producto final se le añade un procesamiento más, ¡se convertiría en plástico!”.
En
realidad esta frase la pronunció sobre las grasas saturadas hidrogenadas, pero
describe a la perfección lo que realmente se lleva a cabo en el proceso del
refinamiento del azúcar.Por todo esto se concluye que el azúcar es malo para la salud.

El
impacto de la industria azucarera

El azúcar es malo para la salud.
Como ya
se ha podido ver, el azúcar de mesa se encuentra lejos de ser un producto provechoso
para nuestro cuerpo. Es más, sería un verdadero milagro que pudiera evitar
daños en el cuerpo humano al ser ingerido de forma diaria y sistemática, año
tras año durante décadas.
La mala
suerte para todos nosotros es que el azúcar sabe bien y hace que sepa bien
cualquier cosa a la que se le añada. Y para que la cosa sea peor todavía, es
fuertemente adictivo.
No debe
sorprender que la sacarosa sea universalmente añadida a casi todo alimento
procesado, todo con el permiso legal de los respectivos gobiernos, y además se
puede leer claramente en su etiquetado la presencia de sacarosa añadida.
Cuando se
inventó el proceso de refinamiento solo se podían fabricar pequeñas cantidades
de azúcar refinado y además su proceso era muy caro. Sólo la alta sociedad
podía permitirse el lujo de tomar azúcar refinada. Por ello, hubo un tiempo en el
que las enfermedades degenerativas fueron tan solo un “privilegio” de ricos.
¡Pero ahora todo el mundo tiene acceso a ellas!
Para
empeorar aún más el asunto, todos los fabricantes de productos alimenticios conocen
las cualidades relativas al sabor y también adictivas que posee la sacarosa o
su derivado, la glucosa. Entonces se usa de manera indiscriminada como aditivo
alimentario para poder elevar las ventas de los alimentos procesados.
La
glucosa se usa como un aditivo más barato y menos dulce que la sacarosa. Pero
justamente por ello no caemos en la cuenta de la cantidad de azúcar refinado
que estamos consumiendo. En el etiquetado normalmente figura enmascarado como
“sirope” o “sirope de maíz”.

Los
azúcares simples provocan graves daños a la salud 

(El azúcar es malo para la salud).
En la
lista de los principales minerales que son necesarios para efectuar la
digestión del azúcar están: fósforo, magnesio, calcio,  cromo, cobre, cobalto, zinc y manganeso. Se
trata de los llamados “co-factores” que son necesarios para el correcto
funcionamiento de las enzimas encargadas de metabolizar el azúcar.
Estos
minerales, que sí se encontraban presentes en la caña de azúcar original,
fueron extraídos completamente en el proceso de refinamiento de la sacarosa.
Además,
los mecanismos por los que el cuerpo produce glucosa a partir de los carbohidratos
complejos, las proteínas y los lípidos simplemente ya no se dan porque ya no
son necesarios, pues la dieta ya de por sí es muy rica en azúcares simples. ¡Si
no los utilizas los pierdes!.

 

Recomendación: Quizás podría interesarte este artículo: La dieta del semáforo
Es entonces
cuando uno se vuelve dependiente de una fuente externa de glucosa, es decir, se
vuelve ADICTO!

 

Si deseas obtener más información relacionada con este artículo, en beneficio de tu salud y la de los que te rodean, la puedes encontrar pulsando en el siguiente banner

 

 


Deja tu comentario!